19/10/2020

Frente a una crisis global una sociedad mundial desigual, fracturada e inorgánica’

Frente a una crisis global una sociedad mundial desigual, fracturada e inorgánica’

Crisis globales, extensiva e intensivamente, que revelan la interdependencia y demandan la imprescindible cooperación de todos con todos, y la atención solidaria a los más vulnerables como parte que son de la única raza o familia humana; y, no obstante, falta de respuestas de consistencia global (hasta la ONU y la OMS y otros organismos supranacionales son fuertemente contestados), carecemos de instancias sólidas y democráticas de gobernanza global, y son los Estados nacionales quienes tratan de responder a las crisis, con políticas que a veces tienen que encarar paisajes de nacionalismos estrechos y fanáticos populismos, cuando no están marcadas por ellos. El tema no podría dejar de lado, obviamente, aspectos como el de la desigualdad Norte -Sur, o los de la relación y el abordaje de la universalidad y la diversidad, o de lo global, regional y local, etc. Lo que continúa predominando a nivel internacional es la desnuda ley del más fuerte, o, cuando menos, la desconfianza – si no el menosprecio – de los ricos respecto a los pobres.