23/11/2005

TEOLOGÍA DEL PLURALISMO RELIGIOSO. UN NUEVO PARADIGMA PARA REFORMULAR EL CRISTIANISMO

TEOLOGÍA DEL PLURALISMO RELIGIOSO. UN NUEVO PARADIGMA PARA REFORMULAR EL CRISTIANISMO
  • Hora: 20:00
  • Lugar: Salón de Actos del Instituto de la Plaza de la Cruz
  • Ponente:Vigil José María Vigil José María

La «Teología del pluralismo» es la rama más joven del árbol teológico, y es una de las que goza de mayor interés en la actualidad, tanto por parte de los teólogos como por parte de sus censores. Hace varias décadas fue la teología de la liberación; desde hace una década, es la teología del pluralismo.
El desafío que presenta la teología del pluralismo es la transformación que se produce en nuestra propia autocomprensión cristiana cuando llegamos a asimilar que no somos los únicos, ni los mejores, ni los elegidos. El patrimonio simbólico del cristianismo fue construido durante siglos, sobre la base de una convicción explícita del «exclusivismo»: «Fuera de la Iglesia no hay salvación». La aceptación sincera del pluralismo no es una nueva proposición teológica que baste añadir a nuestro acerbo de fe, para quedar ya en paz, sino que exige reformular y replantear todo ese edificio cristiano. Es repensar todo el cristianismo desde la perspectiva pluralista.
En los últimos 50 años los cristianos hemos vivido varios cambios radicales en nuestra fe, lo que se designa como «cambios de paradigma», transformaciones profundas de la cosmovisión cristiana, que responden a grandes tipos o modelos distintos de cristianismo. El modelo de cristiandad (hasta el tiempo de Pío XII), el modelo conciliar del Vaticano II, el de la teología de la liberación… Desde hace unos pocos años, a caballo del pluralismo religioso que se instala incontenible en nuestras sociedades modernas, está entrando por el horizonte una nueva forma de mirar las cosas, una nueva espiritualidad.
Lo más urgente para esta hora de pluralismo religioso no es el diálogo inter-religioso, sino el «intradiálogo»: antes que dialogar con nadie, hemos de dialogar con nosotros mismos. Necesitamos replantear la mayor parte de los supuestos cristianos, que fueron concebidos y construidos en tiempos de exclusivismo. Pero no sólo para dialogar inter-religiosamente; también, simplemente, para ser personas de hoy.