16/12/2002

LA TRANSMISIÓN DE LA FE EN LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA

LA TRANSMISIÓN DE LA FE EN LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA

La transmisión de la fe, que atraviesa una grave crisis en la mayor parte de los países occidentales de tradición cristiana, ocupa el primer plano de las preocupaciones de la Iglesia y de las comunidades. Abundan en nuestro país excelentes estudios sociológicos que describen esta crisis. Conocerla bien es indispensable para abordarla e intervenir. Esta, como toda situación histórica, es un verdadero lugar para la revelación de Dios, y una oportunidad para purificar y revitalizar la vía cristiana.

De la reflexión creyente sobre Dios se obtienen algunas pistas para posibles respuestas que ayudan a vivir la crisis de la comunicación de fe sin la irresponsabilidad que supondría ignorarla, pero también sin la angustia o culpabilidad que sienten las comunidades por ver cerrado su futuro. Urge buscar nuevos procedimientos respetuosos con la secularización y con la peculiaridad del acto personal de fe.

Según la verdadera tradición cristiana, lo transmitido es la persona de Cristo viviente, contemporánea de todos los tiempos y que no se deja fijar, inmóvil, en ninguna figura heredada de anteriores generaciones creyentes. La tradición se recrea en experiencias comunitarias de fe, en prácticas y decisiones que sólo perpetúan el pasado, separándose de él para reinterpretarlo en el presente. La cadena de la tradición no es más que una secuencia de rupturas instauradoras.