23/05/2002

LA CLONACIÓN HUMANA: Realidad científico-técnica y discernimiento ético

LA CLONACIÓN HUMANA: Realidad científico-técnica y discernimiento ético
  • Hora: 20:00
  • Lugar: Salón de Actos del Instituto de la Plaza de la Cruz
  • Ponente:Vidal Marciano Vidal Marciano

Nos encontramos en plena revolución biotecnológica. El conocimiento del genoma humano ha ensanchado el conocimiento de la condición humana y ha abierto grandes expectativas para curar algunas enfermedades debidas a fallos genéticos (terapia génica, nueva farmacología). La intervención sobre los procesos de reproducción tiende a solucionar dificultades de infertilidad y de esterilidad (fecundación asistida). La clonación humana aparece ya en el horizonte de las posibilidades científico-técnicas. Estas y otras realidades de la revolución biotecnológica interrogan a la ética: ¿lo que “se puede” hacer técnicamente “se debe” aceptar éticamente? Se precisa una “nueva sabiduría” para orientar la evolución humana.
En esta conferencia nos detendremos en la realidad científico-técnica de la clonación humana. Se combinará la descripción de los datos científico-técnicos con el discernimiento ético. Descripción y discernimiento serán aplicados a los tres posibles escenarios: a) la clonación reproductiva, que es rechazada por la sensibilidad ética general y que tiende a ser penalizada por los ordenamientos jurídicos; b) el uso de células troncales embrionales con finalidad terapéutica (la llamada clonación terapéutica), sobre el que pesa el serio interrogante ético del valor que hay que reconocer al embrión humano; c) la búsqueda alternativa del uso de células troncales somáticas y de otros procedimientos en los que no se origina vida humana para ser utilizada ulteriormente.
El objetivo de la exposición no es sólo el de describir y valorar las varias posibilidades actuales en el campo de la clonación humana. Se pretende también subrayar la necesidad de relacionar “ciencia” y “ética” así como enfatizar la importancia de explorar un “nuevo humanismo” en el que la ciencia y la técnica no sean enemigas sino aliadas del auténtico progreso humano. Ese nuevo humanismo constituye la concreción axiológica de la “nueva alianza” del ser humano con el conjunto de la creación.