22/03/2004

DIOS Y LA IGLESIA EN LA EXPERIENCIA DE LAS MUJERES

DIOS Y LA IGLESIA EN LA EXPERIENCIA DE LAS MUJERES

Dios, las mujeres y la Iglesia. Tres realidades que pueden dar la impresión de ser independientes entre sí y reunidas sólo por el capricho elucubrador de quienes se dedican a la pretenciosa labor de decir algo sobre ellas.

Esta reflexión tratará de mostrar que ni son realidades inconexas ni es una pretensión absurda tratar de decir algo sobre ellas, viéndolas de manera integrada, íntimamente unidas en una especie de comunión trinitaria irrenunciable y no por ello menos conflictiva.

Lo que se va a exponer no tiene, en principio, ninguna pretensión exhaustiva, ni en el contenido ni en la forma, fuera de la que se supone que busca un foro de estas características: ofrecer unas pautas de reflexión sobre un tema que puede ser de interés para la propia vida, desde esa dimensión humana que podemos llamar creyente o simplemente religiosa, y desde una realidad concreta que es la perspectiva de un colectivo humano que ha participado y participa en la historia con unos condicionamientos muy concretos, aunque no simples: las mujeres. Esto, dentro de otra realidad cuyas categorías, siendo del orden de lo sagrado, están marcadas profundamente por los sistemas sociales y las culturas en la que ella misma se encarna, o debiera encarnarse, creando una verdadera “sociedad de contraste”: la Iglesia.