13/12/2005

DEL CONSUMO AL CONSUMISMO, FASE FINAL DE LA FRUSTRACIÓN PROGRAMADA

DEL CONSUMO AL CONSUMISMO, FASE FINAL DE LA FRUSTRACIÓN PROGRAMADA

El ponente intentará plantear el análisis del fenómeno consumista, incluyendo sus causas, motivaciones y efectos, y admitiendo, de partida, que hay más acuerdo acerca de la negatividad de sus efectos que en la determinación de las causas profundas del consumismo.

El sistema liberal-capitalista, se desarrolla en cada vez más países y afectando a más personas, sobre la base de vender cada vez más productos a más gente, independientemente de las necesidades objetivas. El sistema productivo, impulsado por la progresiva acumulación y concentración de capital, necesita de un consumo igualmente creciente, aunque cada vez menos satisfactor de “necesidades lógicas”, aceptables por su naturaleza misma y por su capacidad de universalización o extensión a todos los seres humanos.

Caminamos hacia mayores desigualdades y debemos determinar cómo es “la igualdad” que queremos. En determinados campos de la producción, intercambio, consumo y financiación, se han abierto caminos prácticos de reducida magnitud cuantitativa pero de gran importancia cualitativa que ofrecen resultados constatables y positivos sobre la posibilidad de una actividad económica más equilibrada y quizás sostenible. No obstante, en muchas de estas nuevas experiencias parece que se desea mejorar las prácticas convencionales sin cuestionarse la propia naturaleza del consumo actual.

El consumidor compulsivo utiliza la posesión inmediata de los objetos como mecanismo neutralizador de su ansiedad. Pero el consumismo acarrea nueva insatisfacción. Una sociedad tan preparada, informada y relacionada como nunca ha existido hasta ahora, está penetrada profundamente por valores y símbolos consumistas. Existe un progresivo abandono de la ética del comportamiento que ha presidido el continuo de valores desde hace al menos dos milenios.